Es muy probable que si tenemos una instalación de ACS, hayamos tenido problemas con positivos en Legionella.

Es importante tener una instalación equilibrada para evitar estancamientos del agua o puntos muertos en la misma que propicien la multiplicación de la Legionella. Tener una distribución y acumulación a las temperaturas adecuadas a la norma, como se especifica en el RD865/2003 es importantísimo. Estos dos aspectos son críticos en edificios como hospitales, clínicas, residencias geriátricas, hoteles.

Dentro de los circuitos de agua caliente sanitaria y debido a múltiples razones, es probable que se forme el biofilm que es donde se alojan las bacterias de la Legionella y donde se desarrollan. Allí una acumulación de nutrientes, de materiales de corrosión y materia orgánica más la temperatura adecuada facilitan la multiplicación de esta bacteria hasta concentraciones peligrosas para el ser humano.

Varias cuestiones que afectan el desarrollo de la bacteria:

1.La corrosión de las tuberías, sean de acero galvanizado, cobre u otros materiales metálicos proporcionan un soporte muy apreciado por las bacterias de Legionella. Este biofilm o biocapa que se crea se debe a la rugosidad de la superficie de los tubos.

2.Los acumuladores que forman parte de la instalación, conforman otro punto crítico de la instalación. Los lodos que se van formando en las partes inferiores de los depósitos dónde las temperaturas son más bajas, facilitan esa multiplicación de Legionella.

3.Si distribuimos el agua a una temperatura inferior a 50ºC, con toda probabilidad nuestra instalación va a padecer brotes de Legionella. El RD865/2003 indica que la distribución del ACS no puede presentar temperaturas más bajas de 50ºC en ninguno de sus puntos.

4.Si la instalación no esta bien diseñada y equilibrada, se pueden producir zonas de baja velocidad o nula velocidad del agua, sinuosidades, tramos muertos, etc que pueden generar focos de multiplicación de la bacteria.

La solución que proponemos en Micronela, es la de usar equipos de tecnología especializada, fabricados con tuberías en acero inoxidable o multicapas (si el tipo de agua así lo requiere), tipo LEGIOPACK o SANIPACK.

Se trata de sistemas físicos de producción y tratamiento EN CONTINUO del agua caliente de uso sanitario para la prevención y control de la legionela. Con los que NO precisamos de ACUMULACION con lo cual evitamos los problemas que ya hemos comentado con los depósitos, tenemos menos mantenimiento que realizar (según normativa) y ahorramos en consumo de agua.

Son equipos de fácil adaptación tanto a instalaciones nuevas como de renovación de existentes y también fácilmente integrables con sistemas de energía renovable.