Según los datos del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de salud Carlos III , en 2017 se registraron en España cerca de 1500 casos de legionelosis. Ya sólo en Cataluña, se registraron más de 100 brotes de legionella. Es importante llevar a cabo un riguroso cumplimiento de la legislación vigente e implementar las medidas de control y prevención adecuadas, realizando periódicos mantenimientos de las instalaciones que suponen un riesgo de Legionella y que nos ayuden a evitar brotes que son un grave riesgo para las personas.

 

Por ello es importante, seguir las pautas indicadas en el RD865/2003 de 4 de julio.

 

Es decisivo evitar las condiciones que favorecen la colonización, multiplicación y dispersión de la Legionella (estancamiento agua, temperaturas entre 25 y 45ºC, biofilm en las tuberías que sirve de alimento a las bacterias).

 

Primordial, realizar las limpiezas y desinfecciones de las instalaciones periódicamente, también al inicio de la puesta en marcha de una instalación.

 

Es necesario elaborar un plan de autocontrol que haga referencia al conjunto de medidas destinadas a garantizar el estado de la instalación con respecto a la población de Legionella potencialmente expuesta.

 

Micronela aporta su experiencia para la elaboración de planes de autocontrol, analizar los peligros y puntos de control críticos, realizar auditorías de instalaciones y libros de registro de las mismas, recoger muestras de agua para analizarla en un Laboratorio Oficial, asesorar, en definitiva, técnica y legalmente de todos los tramites administrativos con la autoridad sanitaria y así acompañar a los responsables de las instalaciones dándoles el soporte técnico que precisen en todo momento.