Para poder comprobar que un punto de control establecido en el plan de Autocontrol está dentro de los límites críticos establecidos, se establece un sistema de vigilancia de los llamados Puntos de Control Críticos.

 

¿Cómo detectamos a tiempo cualquier desviación? Pues realizando pruebas u observaciones que nos permitan conocer en cada momento posibles desviaciones en estos puntos.  Hay que hacer siempre referencia a los límites críticos, siendo estos los valores que se deben vigilar.  Debemos asegurarnos que el proceso entero se mantiene bajo control y que no existe riesgo para la población de una exposición a la Legionella.

 

El sistema de vigilancia definirá varias cuestiones:

 

  1. ¿Qué se va a vigilar? Por ejemplo, la temperatura del agua del acumulador, el nivel de desinfectante residual en los direntes puntos de la red, el grado de suciedad de grifos y duchas…
  2. ¿Quién va a vigilar? En los planes de Autocontrol, queda definida la responsabilidad de cada persona.
  3. ¿Cómo se va a vigilar? Se definen procedimientos y métodos en los planes de Autocontrol de manera que el personal sabe exactamente que realizar de forma correcta, homogénea y sistemática.
  4. ¿Cuándo?  En el plan de Autocontrol quedan detallados los momentos y frecuencia en que deben realizarse las acciones de vigilancia.
  5. ¿Dónde? Se indicarán los puntos específicos de la instalación, en el plan de Autocontrol.

 

 

Si precisaís de un Plan de Autocontrol en vuestra instalación, contactádnos, en Micronela, os ayudaremos con ello.