Decíamos hace un tiempo cuando definíamos “peligro” que es la condición que se puede dar en una instalación y que provoca que el agua que circula por ella no sea segura para el usuario con respecto a su capacidad de transmitir la legionela.

 

Hay tres cuestiones primordiales a analizar para identificar los peligros de una instalación:

 

1. Entrada de legionella en el circuito de agua.
2. Colonización y multiplicación de la bacteria hasta cantidades peligrosas para el ser humano.
3. Dispersión de la bacteria en forma de aerosol.

 

Hay que valorar pues en la instalación si hay probabilidad que ello ocurra.

 

Es por ello que en las diferentes etapas del diagrama de flujo que habremos elaborado, analizaremos los elementos, factores o situaciones que pueden favorecer la aparición de estos peligros.

 

Por ejemplo:

– Ver el mantenimiento y antigüedad de los equipos de la instalación que pueden favorecer el crecimiento de la bacteria.
Lugares donde se encuentran ubicados los equipos. Su ubicación incorrecta puede favorecer la exposición de determinada población a la bacteria.
Incorrectas prácticas del personal de mantenimiento, pueden favorecer la contaminación o multiplicación de la Legionella en la red.
El no calentamiento del agua puede favorecer la multiplicación de la bacteria, con lo cual deben verificarse todos los procesos.
El uso incorrecto de los productos utilizados de dudosa eficacia contra la Legionella puede también hacer que ésta prolifere en el circuito.

 

A partir de un análisis exhaustivo se establecerán todas las medidas preventivas necesarias para la reducción o eliminación de los peligros identificados.

 

En Micronela te asesoramos.   Te elaboramos el plan de autocontrol de tu instalación.  Puedes estar tranquilo.