La legionelosis se contrae normalmente a través de las vías respiratorias por la inhalación de aerosoles o la aspiración de agua que contenga la bacteria Legionella (microaspiraciones, sobre todo en las formas nosocomiales).

 

El riesgo de contraer la enfermedad dependerá de la concentración de bacterias en el aerosol y del tiempo de exposición. Los aerosoles se forman a partir de pequeñas gotas que pueden generarse al pulverizar el agua o insuflar burbujas de aire a través de ella. Al reducir el tamaño de la gota, el riesgo aumenta. Las gotas el diámetro de las cuales es inferior a 5µm permanecen más tiempo en suspensión en el aire y llegan con más facilidad a las vías respiratorias inferiores. No se ha declarado transmisión de persona a persona.

 

Cuando existan los componentes clínicos que hagan razonable la sospecha de legionelosis, se tienen que realizar las pruebas de laboratorio.

 

¿Qué diagnósticos microbiologicos hay en pacientes?

 

Aislamiento de cepas: Se hace a partir de una muestra de esputo, para aislar el microorganismo. Esta técnica es poco utilizada por la dificultad de obtener la muestra de esputo y por el largo tiempo de incubación (hasta 10 días por un negativo y 4-5 días por un positivo).

 

Es la única técnica analítica que permite obtener las cepas de Legionella para poder compararlas con las muestras ambientales, y determinar el foco de la infección. Es un método muy sensible y específico.

 

Serología: Se mira en muestras de sangre si un enfermo tiene anticuerpos de Legionella. El incoveniente, es el elevado tiempo de respuesta, hasta 1 mes. El diagnóstico serológico es moderadamente sensible y específico y puede ser considerado complementario al cultivo. No permite aislar cepas para poder compararlas con muestras ambientales

 

Radioinmuno ensayo del antígeno bacteriano en orina: consiste al detectar el antígeno de Legionella en una muestra de orina, muy fácil de obtener y de resultado muy rápido (de 15 minutos a pocas horas). Es la que más se utiliza actualmente en los hospitales para diagnosticar la enfermedad en presuntos pacientes. Tiene el inconveniente de que no permite aislar cepas para poder comparar con muestras ambientales.

 

Técnica de la PCR: se usa en muestras respiratorias mediante sondas específicas de ADN y la reacción en cadena de la polimerasa. Posee una elevada sensibilidad y especificidad, y los resultados se pueden obtener en horas. Tiene el inconveniente que no permite aislar cepas para poder compararlas con muestras ambientales.