Para la prevención de la legionelosis es básico que las instalaciones de riesgo estén en perfecto estado de limpieza y mantenimiento. Para ello se establece un sistema de autocontrol basado en la prevención y eliminación de los riesgos para la salud derivados de la presencia de la legiones en el agua.

 

En MICRONELA realizamos auditorías y planes de autocontrol identificando los peligros y puntos críticos de la instalación para elaborar los programas de control adecuados.

 

En esos planes de autocontrol que elaboramos nos vamos  a encontrar con una serie de palabras con un significado muy concreto que no todos los responsables de las instalaciones conocen exactamente.

 

Vamos a detallar de que términos estamos hablando:

 

Punto control crítico (PCC) – punto , etapa o procedimiento que puede ser controlado para que se pueda evitar, eliminar o reducir el peligro

 

Peligro – Condición que se puede dar en una instalación y que puede provocar que el agua de la misma no sea segura para el usuario en relación con su capacidad de transmitir la legionela.

 

En la instalación se consideran como peligro, la entrada de Legionella en el circuito de agua, la colonización y multiplicación hasta concentraciones altas y la dispersión del agua contaminada con la bacteria en el aire en forma de aerosol.

 

Riesgo – Probabilidad de aparición de un peligro.

 

Medidas preventivas – Acción que puede realizarse para prevenir un peligro. Se ha de reducir o eliminar el peligro a niveles aceptables.

 

Se basarán fundamentalmente en tres tipos de actuaciones: las que reducen la probabilidad de entrada de Legionella en el sistema de agua, las que reducen su multiplicación y las que reducen su dispersión en forma de aerosol.

 

Límite crítico – Valor crítico que debe ser vigilado. Establece una frontera entre agua sin riesgo y agua peligrosa.

 

Acción correctora – Define com se debe actuar cuando el sistema de vigilancia detecta que un límite crítico está fuera de control. Hay que retomar el control.

 

Vigilancia – Observaciones planificadas y medibles para evaluar si un PCC está bajo control.

 

Verificación – Métodos y procedimientos, análisis y evaluaciones que garantizan que el sistema de autocontrol se ha realizado correctamente y es efectivo.

 

Validación – Obtención de evidencia de que el plan APPCC es eficaz antes de su puesta en funcionamiento.

 

Equipo de trabajo – Grupo multidisciplinar responsable del desarrollo del plan de autocontrol.

 

Etapa – Paso del proceso al que se somete el agua para acondicionarla para un determinado uso.

 

Diagrama de flujo – Secuencia detallada de las diferentes operaciones o etapas existentes en el proceso.

 

Análisis Modal de Fallos y Efectos (AMFE) analiza en cada etapa todo aquello que puede ir mal junto con sus posibles causas y los efectos de las mismas.

 

A partir de estas definiciones, será más fácil hablar y entendernos, al saber en cada momento  y caso exactamente a que nos estamos refiriendo.

 

Seguiremos hablando de planes de autocontrol próximamente.