Una de las preguntas reiterativas en las diferentes visitas a los titulares y responsables de las instalaciones es la de saber con qué periodicidad deberán realizarse las operaciones de mantenimiento de las instalaciones.

 

En los diferentes anexos del R.D. 865/2003 se dan los procedimientos para el mantenimiento de determinadas instalaciones, indicando la periodicidad de las operaciones que se deben realizar en cada una de ellas.

 

Para el mantenimiento de instalaciones interiores de agua caliente sanitaria (ACS) y agua fría de consumo humano (AFCH) hemos de referirnos al anexo 3 que indica:

 

1. Revisión general: 1 vez al año hay que comprobar el correcto funcionamiento y el estado de conservación y limpieza de la instalación, reparando o sustituyendo los elementos defectuosos.

2. Conservación y limpieza de la instalación (ACS y AFCH): revisión trimestral en los depósitos de acumuladores y mensual en puntos terminales de la red interior, grifos y duchas, en número representativo y rotatorio.  A final de año se deben haber revisado todos los puntos de la instalación.

3. Purga: mensual de las válvulas de drenaje de las tuberías y semanal de los acumuladores. Asimismo, cada semana se abrirán los grifos y duchas de habitaciones o instalaciones no utilizadas, dejando correr el agua unos minutos.

4. Control de la temperatura: – ACS: diariamente en los depósitos finales de acumulación (Tª ≥ 60ºC) y mensualmente en un número representativo y rotatorio de grifos y duchas (Tª ≥ 50ºC). – AFCH: mensual en el depósito (Tª < 20ºC).

5. Determinación de Legionella: 1 vez al año, en muestras de puntos representativos de la instalación interior de ACS.

6. Limpieza y desinfección: 1 vez al año cuando el agua fría de consumo humano proceda de un depósito, se comprobarán los niveles de cloro residual libre y si no alcanzan los niveles mínimos (0,02 mg/l) se instalará una estación de cloración automática, dosificando en una recirculación del depósito con un caudal del 20% del volumen del depósito.

 

Ya lo dice el anexo, la desinfección NO SERA EFECTIVA si no va acompañada de UNA LIMPIEZA EXHAUSTIVA y esta como MINIMO debe realizarse 1 vez al año o cuando se ponga en marcha una instalación por primera vez, después de una parada de la instalación, después de una modificación o reparación estructural de la misma…o cuando lo diga la Autoridad Sanitaria.

 

El anexo 3 del que hablamos, indica también como deben hacerse estas desinfecciones, que pueden ser con cloro o por choque térmico, especificaciones que cambian si la limpieza se hace en un periodo normal o en caso medio de un caso de brote.